El creyente de corazón, dice lo que sabe. Los creyentes de conveniencia, saben lo que dicen.